domingo, 22 de enero de 2017

Ojo en el cielo

Título original: Eye in the Sky
Autor: Philip K Dick
Editorial: Ediciones Orbis
Fecha de publicación: 1957
ISBN: 9788476342633
Número de páginas: 186
Género: Ciencia Ficción



Resumen: Libro de Philip K. Dick igual a cinco estrellas.

Hace unos días leía sobre los problemas mentales que tenía, tuvo o pudo haber tenido PKD. Y aunque es algo triste saber sobre una enfermedad, en el caso de este autor es algo que se podría agradecer. Sí, aunque suene feo, agradecer por una enfermedad. Porque se ve íntimamente ligado el desarrollo de la trama de sus historias con sus problemas. Será que el tema de jugar con la mente y la realidad es algo que me encanta, pero cada uno de los libros que leo de él, me enganchan y me enamoran. Aquí cabe señalar el ritmo de sus narraciones, en las que siempre está pasando y por ser tan dinámicas se vuelven ágiles al leer. Volvamos a la temática acá nos relata a un grupo de personas que se encuentran en un mundo alternativo, resultado de la mente (no del todo equilibrada) de alguno de sus compañeros de grupo.

Son muchas las historias que se van desarrollando en este libro. Con el título que lleva pareciera que se va a quedar en la mitad del texto. Y sí, el título hace referencia a algo que sucede al inicio de sus páginas, pero en cierta medida, esto ayuda a que no veamos venir lo que va a pasar en las siguientes páginas. Cosa que se agradece, porque hay algunos títulos destripa historias, donde prácticamente te cuentan el final. Y de principio parecería que nos vendía una cosa, y todo resulto ser un tanto y muy diferente.

El primer punto fuerte de esta historia es la crítica, cada uno de los personajes de este grupo, presentan alguna característica cuestionable y digna de hacer mención. Ninguno de ellos sale ileso en la crítica. Desde fanáticos religiosos, pasando por sociópatas y xenófobos. Algo que se menciona en las primeras páginas “Si pudiéramos ver la mente de los otros” (no es literal, pero esa es la idea) Y deberíamos agradecer que no podamos hacerlo, porque muchas veces sería escalofriante. PKD nos deja en claro que la naturaleza de la especie humana, no siempre es de lo mejor. Y aunque la apariencia sea de alguien equilibrado, socialmente aceptable, el interior de la mente humana puede guardar cualquier cosa, y no necesariamente va a mostrar señas de eso en el exterior.

El otro punto es el humor, y que estos temas que pueden ser tan densos y dramáticos de tratar. El autor lo hace en un tono gracioso y se ríe de todo ello. No es un humor para todos los públicos, obviamente, pero sí que es inteligente y muy bien lograda.

En fin, enamorada nuevamente de la narrativa de PKD.

No hay comentarios:

Publicar un comentario